nuestros patrocinadores

19 de marzo de 2016

Nueva era, las mismas ganas de sumar kilómetros!!!

Por si alguien todavía no se ha enterado (con toda la “tabarra” que hemos dado en las redes sociales… jejejeje) hace unas semanas decidimos hacer llegar “de manera más visible” nuestra disposición e invitación abierta a todo aquel que quisiera unirse al Jabatos Running Club. No podemos más que transmitir la alegría y sorpresa positiva que nos ha reportado. En pocos días doblamos el número de “miembros en activo” y en tres semanas que han pasado desde la primera “misiva” que lanzamos podemos hoy deciros que hemos crecido hasta TRECE y esperamos, y nuevamente invitamos a tod@s los que se quieran unirse, en próximos días seguir transmitiendo que “vamos a más”.


Poco a poco os iremos presentando a los compañeros que “defenderán los colores jabatos”. Hoy os traemos la primera crónica de uno de ellos, la del compañero Antonio Aráez en la X Media Maratón del Camino. El pasado día 6, organizada por el Club Maratón Rioja, se celebró la décima edición de esta prueba que cuenta con muy buena fama por el buen trato y organización que brindas a los participantes. Recorre la etapa del Camino de Santiago entre Nájera y Santo Domingo de la Calzada. La carrera consiste en tramos de tierra compacta, a veces con piedras, y otros asfaltados. El terreno es bastante desigual, pero también cuenta con un par de subidas duras en el kilómetro 1 y otra en el 13, además del viento siempre presente y que en esta edición acompañó todo el recorrido. Uno de los corredores comentaba que quizás variando de fecha esta “adversidad” sería menor. Comentario con el que no podía estar más de acuerdo Antonio tras la edición de este año.

A pesar que se anunciaba nieve y lluvia, éstas no se hicieron presentes, al menos no lo suficiente como para hacer aún más difícil el terreno. Hubo barro en ciertos tramos, algún charco que pudo hacer resbalar, pero nada parecido a lo que uno podía temer. La mayoría de los corredores hacían el mismo itinerario: primero llegada a Santo Domingo para la recogida de dorsal (junto con una vistosa camiseta y la bolsa del corredor que como detalle contaba con una botella de vino). Después se tomaba un autobús que llevaba a los participantes a la salida en Nájera. En el trayecto se respiraba un aire de carrera especial, había nervios y muchos se preguntaban qué se iban a encontrar. Urgía encontrar un veterano que nos pusiera al día. Agradecer al compañero de los Beer Runners de Logroño, que detalló los pormenores de la prueba y tranquilizó bastante al personal novato en la prueba. En la llegada a Nájera esperaba el polideportivo, con un camión para dejar la mochila y un bar para tomar un café.

Primer kilómetro duro: subida continua en terreno de tierra y piedras que pueden poner en su sitio al que no pone cabeza. Luego unos nueve kilómetros de subidas y bajadas, no demasiado abruptas, aunque no es un terreno fácil. Eso sí, el paisaje es agradable con todos los viñedos y la gente (valiente también con el día de frío que hacía) animando sin parar del primero al último. A partir del kilómetro 12 nueva subida de entidad en la que el compañero Antonio acusó el reciente intenso proceso gripal sufrido. De tal magnitud era el repecho antes de finalizar el kilómetro 13 que el compañero optó sabiamente por rebajar el ritmo casi al trote para regular fuerzas y poder acabar con garantías. En este tramo tuvo la suerte de estar acompañado por Mario, “veterano de veteranos” y fundador del propio Club Maratón Rioja, más duro que una piedra y que le dio toda una lección de pundonor. Una vez superada la última cuesta dura poco después se veía el perfil de Santo Domingo de la Calzada y el ánimo retornó en positivo e hizo que Antonio olvidase el viento en contra y el dolor de espalda que le había ido “dando toques de atención” y subió ritmo para acabar con brío y buenas sensaciones.

Aunque había unos 1000 corredores inscritos, finalmente 750 fueron los que llegaron a la meta en Santo Domingo de la Calzada. El ganador de la prueba en hombres fue Pablo Mas (CA Oinkariak) consiguiendo el primer puesto con 1h 19m 18sgs. En cuanto a las chicas la ganadora fue Gema Olave (Club Maratón Rioja) con un tiempo de 1h 35m 45sgs. Nuestro compañero Antonio Aráez, que su único objetivo en esta prueba era acumular kilómetros y recuperar sensaciones ya que en las semanas anteriores por culpa de la gripe y los horarios poco o nada pudo entrenar, finalizó con la marca de 2h 34m; pero por encima de ello remarcar que se trataba de su tercera media maratón y poner en valor que la dureza del recorrido de esta supone un gran hito en su historial.



Tras franquear el arco de meta recogida de la bien ganada medalla y un avituallamiento basado en refrescos, vino y ese bollo preñado que hizo que el proceso de recuperación fuese más agradable. La organización de esta prueba estuvo a la altura. El corredor se siente arropado en todo momento y la verdad es que se ve que ya están bastante rodados. Es una carrera para disfrutar y aprender; y sobre todo, en la medida de lo posible, disfrutar de tan fenomenal recorrido y belleza del paisaje que recorre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada