nuestros patrocinadores

13 de septiembre de 2015

Progresando adecuadamente

Hace algunos años las carreras nocturnas eran contadas. Afortunadamente y con la gran acogida que han tenido últimamente en Burgos, con la promoción y trabajo del Instituto para la promoción del Deporte y la Juventud de la Diputación, se han multiplicado las citas al "calor" veraniego y se ha creado esta temporada un circuito de travesías nocturnas. La cita que cerraba el mes de agosto era en la localidad ribereña de Fuentecén. El viernes 21 el Jabatos Running Club estuvo representado por los compañeros Roberto y Antonio. El cómo finalizó la carrera para nada podía haber sido imaginado por los nuestros cuando calentaban antes de empezar.

Fenomenal noche veraniega de buena temperatura. Hubo suerte ya que las leves gotas que caían en los momentos previos quedaron en nada y tan sólo hubo algunas zonas con viento que no era molesto en demasía. Las intenciones de los nuestros eran de lo más modesto y siempre con la principal intención de disfrutar y sumar kilómetros. Roberto volvía a las carreras tras su lesión muscular derivada de las fiestas burgalesas y la suma de diversión y "atrevimiento taurino". Los meses en el dique seco, superando dolores, recuperando musculatura y trabajando la movilidad y poco más afortunadamente ya habían pasado. Ya estaba de nuevo corriendo, recuperando fondo y la carrera sería un entrenamiento más pero con la alegría de saber que sus piernas podrían seguir acumulando kilómetros y nuevos objetivos sin problema. Por parte de Antonio el único objetivo no iba más allá de hacer una buena carrera, con un buen ritmo pero sin ninguna marca en cuestión, aprovechando el buen momento de forma por el que pasa.

El recorrido de la tercera edición de la nocturna de Fuentecén "sendero de las fortificaciones" discurría por caminos de tierra cercanos a la localidad completando un total de 9kms. Mezclando una primera subida que posteriormente daba paso a varios kilómetros de llaneo, una bajada en la que se debía poner atención, nuevamente llaneo y una subida tendida larga al volver a entrar a Fuentecén y unos últimos metros de gran belleza en el entorno del pinar.

Ritmo "muy alegre" en la salida, ya que había una cuesta abajo inicial que hizo que muchos se lanzasen a tumba abierta, pero justo al finalizar había que enfrentar la primera cuesta que si bien no era muy exigente sí que era prolongada. Desde el principio Antonio se encontró con muy buenas sensaciones, además el verse recuperando puestos en la subida y continuar avanzando a buen ritmo le hizo plantearse la carrera con un punto de ambición. Poco a poco fue ganando puestos. Llegado al kilómetro 7 le informaron de que ocupaba el sexto puesto. Sorpresa mayúscula ya que para nada pensaba que ese pudiese ser el puesto que ocupaba. Apretó un poco más el ritmo para asegurar el puesto y entró en meta con una gran sonrisa por tal clasificación que para nada se podría haber imaginado lograr. Por parte de Roberto las piernas respondían "mejor de lo esperado" y los kilómetros se sucedían sin sentir molestias. El ritmo durante la carrera fue bastante mejor del que pensaba antes de empezar. La carrera fue ganada por Rodrigo Zanetti (CD Triatlon Aranda) con un fenomenal tiempo de 35:46. Segunda posición para Unai Vallejo y tercera para Carmelo García. Antonio cruzó la línea de meta en 39:15, ocupando el mencionado puesto de la general (de un total de 118 en la categoría de carrera) y en la categoría senior. Poco después llegó Roberto parando el crono en 45:05. 27º clasificado de la general y 12º senior. Fenomenales resultados para los nuestros, en particular para Antonio. Que muestra fielmente que el trabajo continuado reporta alegrías, principalmente en buenas sensaciones y ritmos.


Sonrisas en los nuestros y los amigos burgaleses.


Mucha alegría en la entrada a meta.


Felicitar a todo el pueblo de Fuentecén y a los amigos de El Pico Taragudo por la gran organización, cariño y esfuerzo que emplearon en la prueba. Fantástico "ágape de recuperación" para todo el mundo y fenomenal organización y señalización de todo el recorrido. Animarles de cara a la edición del año que viene; de ser así allí que haremos por estar. Agradecer también los ánimos y aplausos de sus gentes al paso de los corredores en los últimos kilómetros que bien que ayudaban y animaban. También agradecer las fotografías de Victoria Díaz y el trabajo del Instituto para el Deporte y la Juventud de la Diputación de Burgos.


6 de septiembre de 2015

Subiendo alto, muy alto

Hay carreras singulares que por alguna razón especial hacen sentir a todos los que participan que no es una más, que tiene algo especial... Sin alguna duda la Subida al Pico de Navas del Pinar es una de ellas. Quizás por la dureza, quizás por lo "corto pero intenso", quizás por el jolgorio y ánimo que las gentes del pueblo brindan... Son bastantes las razones. En el Jabatos Running Club no nos queríamos quedar con las ganas de conocerla, tras las muchas referencias que teníamos, y el pasado día 13 de agosto, con "un poco de locura" el compañero Antonio defendió los colores del equipo en la prueba de este año.

La carrera es bien sencilla en su planteamiento y "nacimiento": en 1965, el vecino de Navas del Pinar Oriol Gómez, retado por Felipe Gómez en que no lo hacía en menos de media hora, subió y bajó los 3.600 metros que separan el poyo de la puerta de la sra. Nicanora y la cruz del Pico de Navas en 24 minutos y 30 segundos. Recuperada en 2008 como carrera deportiva, actualmente es una prueba anual, en la que todas las personas que lo deseen pueden competir para subir al pico y bajarlo en el menor tiempo posible.

La tarde amenazaba lluvia pero finalmente respetó y hasta que no se estaba entregando los premios y en poca cantidad no hizo acto de presencia. Buena temperatura para correr y algo de sol en el principio de carrera. Antonio llevaba la única intención de disfrutar de la experiencia, acabar y aprender. Y así que le quedó claro desde el principio. Es una carrera en que no se puede marcar un tiempo o clasificación y mucho menos si no se conoce el trazado. 


Tras una frenética salida por las calles del pueblo de Navas del Pinar se cruza una tierra de labor que tiene la tierra bastante suelta y hace que el ritmo se ralentice en gran medida. Una vez finalizado ese tramo empieza a subir la pendiente ascendente y se cruza una zona de bajo monte con maleza que hace que los arañazos y rasguños recomendaban calcetín alto o medias. Y finalmente el ritmo se detiene casi por completo ya que la inclinación es máxima y el último tramo es prácticamente escalada, teniendo que buscar apoyo y enganche en las piedras para subir ayudado por las manos. Se corona el pico más alto del parque del Cañón de Río lobos tocando la cruz que hay y se inicia un peligroso descenso en que se deben tomar todas las precauciones y pocos son los ojos que ponen atención.

Revalidó victoria Raúl Cámara (SoloRunners Trail Team), estableciendo un nuevo record en la prueba que da buena muestra de su calidad en este tipo de carreras: 19:08. Verle bajar dando saltos de piedra en piedra, donde la mayoría de la gente lo hacía en cuclillas o incluso sentado, fue una visión magnífica. Añadir que es la quinta victoria del corredor de Sta. Cruz del Valle Urbión y rebajó el record que él mismo había establecido. Segundo fue el ganador del año anterior, Eduardo Gil; y el tercer puesto del pódium fue para Sergio Orcajo. Antonio finalizó con un tiempo de 33:29 y ocupando el puesto 93º de una general total de 150 participantes que finalizaron la prueba.



Nuevas sensaciones y magnífica esperiencia.

Os invitamos para la edición del año que viene.



Carrera muy especial y recomendable para todos. Eso sí, no vamos a negar que hay que ir con la mentalidad de que sencilla no es, exige tanto fortaleza física como mental y se deben tomar todas las precauciones. Agradecer a todo el pueblo de Navas del Pinar el trato, cariño y esfuerzo que ponen en la organización y desarrollo de la prueba. El "recibimiento" a los participantes en los últimos metros con todo el mundo aplaudiendo da un plus de fuerzas finales. Así como la labor del Instituto para el Deporte y la Juventud de la Diputación de Burgos. También agradecer la magnífica fotografía de Sonia Alonso.